AQUÍ ENVEJECE BLANCHER

La tranquilidad, la oscuridad y la temperatura ambiental logran que las botellas de los vinos y cavas Blancher consigan el entorno adecuado para adquirir una óptima crianza. Colocadas en las tradicionales “rimas”, van evolucionando día a día, efectuándoseles controles periódicos para seguir su evolución y así conocer el momento óptimo para su comercialización.

El removido en los pupitres se realiza de forma manual durante aproximadamente tres semanas, efectuándose diariamente un movimiento de rotación y elevación a cada botella, para que los sedimentos se vayan posando encima del tapón y así facilitar su posterior extracción.

Para sacar los sedimentos, utilizamos las mejores y más novedosas técnicas de degüelle, después se le añadirá el correspondiente licor de expedición (fórmula secreta que se transmite de generación en generación), finalmente taparemos las botellas con el típico tapón de corcho y se etiquetarán para ser comercializadas.

Todos nuestros Cavas tienen una crianza mínima de 18 meses y una media de edad de 30 meses, obteniendo así según la D.O. Cava los certificados de Reserva o de Gran Reserva.

Tanto los vinos blancos como los tintos, están elaborados con las variedades de la D.O. Penedès, los tintos tienen una crianza mínima de ocho meses en barricas de roble francés y americano.

Es el fin de nuestra labor, desde el inicio en la cepa hasta su final el degüelle (cava) o el embotellado (vino), ha transcurrido un mínimo de dos años, habiendo empleado todo nuestro empeño y saber para que usted pueda disfrutar con ellos.